Una imagen vale más
que mil palabras,
pero un video vale millones.